Resistênçia à Leitura

Para Beatriz
Preocupa os pais o facto de uma criança resistir à leitura. Preocupa também os seus docentes. A criança que resiste, é um descrédito para quem ensina, mais ainda para os seus pais que não conseguem antever o futuro da sua descedência.
Quem não lê nestes días, acaba por ter um destino ímpar que leva a moleça e a procurar trabalhos mal remunerados. Ou, talvez, a formar família sem se interessar mais pela sabedoria da sua mente, pela limpeza da sua mente, pelas descobertas e o seu entusiamos pelo novo saber.
Parece-me que a resistência à leitura advém de outras emoções, como diz o meu velho antigo professor, SirJack Goddy no seu livro de 1977: The domestication of the savage mind, CUP, Reino Unido. Como discípulo do Jack, tenho-me interessado na resitência e escrito livros sobre a mesma.
Nos meus livros digo que resistir à leitura não é por problemas de letras ou preguiça, são problemas emotivos. Por outras palavras, a resistência é a rebelía contra ou o mundo ou contra os progenitores. Como digo no meu livro de 1990: A construção social do insucesso escolar, Escher-hoje fim de Século, Lisboa, é a falta de construir uma mente que queira intrujar em aventuras de descobertas ou em contos de fadas.
Qual a alternativa para os progenitores? Apenas uma: fechar o televisor e ler eles também em serões familiares, com a criança rebelde sentada no colo do pai ou mãe que mais seduz essa pequena ou pequeno. Mas, o meu conselho é simples, esses adultos devem ler os mesmos livros dos seus descendentes, deixando para mais tarde os livros que eles gostam de ver. É uma receita que tenho empregue não apenas com a minha descendência, mas também com os filhos de outros, que lêm comigo o livro que lhes interessa.
O pior delito de um ascedente é não se interessar pelos textos que as crianças gostam. É a formação de uma mente cultural a que está em jogo. Todo livro é bom, especialmente os de contos, não os da escola.Há uma diferênça entre os da escola e os de casa. Os de escola, é uma obrigação que corresponde a um docente resolver e dentro da escola, nunca em casa. A casa é um lar que não dá para trabalhar e os estudos são um trabalho pouco aceite pelos mais novos.
Talvez acrecentar apenas que, como diz Goody emn todos seus textos, estamos a domesticar uma mente selvagem e os pais têm que aceitar isso. Porquê selvagem? Porque não tem passado, não tem historia, apenas as da família que os pais devem contar para integrar os mais novos dentro de uma elo social, que começa dentro do grupo doméstico.
Não há receitas, infelizmente, não há escolas de pais/mães. Há apenas a paixão entre os adultos que levam a criar novos seres humanos. Ideia que, no meu ver, deve estar presente sempre na alma e mente dos amantes que fazem filhos.
A resistência à leitura advém da falta de amor entre os progenitores o das suas cumpridas ausências do lar, por causa de trabalho.
Se esses progenitores aparecem tarde e cansados e o primeiro que dizem é se gostaram da escola, passa a ser uma felonía do adulto. A criança espera inetrese em ela e os seus doe-doe ou doi-doi.
A mente cultural é de difícil construção e os adultos devem entender, ouvir, ver e calar até ser perguntado. O silênço dos pais é o que mais atrae os pequenos/as, que estam à espera de uma passeio o de guloseimas dentro de horas que não são de jantar. Ou, por outra, incluir as guloseimas dentro da comida formal e dizer que foi retirado de um livro de contos, como as comidas da Branca de Neves para os seus sete anões.
A paciencia de pasar a ser um adulto que ouve e pergunta às crianças onde é que fica a rua XX,acorda o interesse dos pequenos que assim sentem proteger a seus pais. A vida entre adultos fica para mais tarde. Com tudo, um adulto não pode ser criança perante os seus pequenos/as. Apenas rebaixar as conversas de quem tem pasado para un esquecimento da sua história para ouvir o passado dessa mente iludida pelas suas fantasías que deseja tranferir. Ilusões que nascem em livros adaptados para pequenos/as e que contam as aventuras do capitão Nemo no livro de Verne 20.000 lEGUAS DE VIÂGEM SUBMARINO.
É o começo do fim da resistência à leitura

Raul Iturra, 12 De Maio De 2015

lautaro@netcabo.pt

La otra hija del general

Tanto cuanto sé, tenía ojos verdes, caballo negro y una tez blanca con pintas roas, como si se hubuera colocado un pocco de color en la cara. Pero era natural. Tenía los colores de su madre.
Era la hija más nueva del General de Aviación, Capitán de Bandada primero, promovido a General del Aire, después. Le correspodndía ser el General en Jefe de la Fuerza Aérea de Chile, país en que estudió t creó el grupo de aviación, pero un antiguo amigo suyo, a quien él había ayudado a ser Presidente de la República, lo llamó a retiro. El cso acabó ahí.
La historia del General Raúl González Nolle, está narrada en otro ensayo. Dejemoslo en paz.
Esta segunada hija, casi ocho años más nueva que su única hermana, era muy semejante a su madre, la beldad con la cual el Capitán casó. La vi por primera vez en un 2 de Enero de 1960 y pregubté a un amigo quien era esa niña. Venía de Alemanania y de un viaje por toda Europa, con su madre ya viuda a sua cuarenta años. Ella era decoradora de interiores y sabía adornar lo imposible. Como adornó a un jven aboigado que la pretendía.
Era uns mujer linda, alta hasta un punto, delgada y muy erguida, llena de agilidad. Tenía fama de ser una buena pintora, contaba el joven a quien pregunté en ese trabajo de campo en que la conocí. La dejé en paz: ella quería estudiar pintura en París, pero su madre, muy matriarca, no se lo permitió. Ella quería sus hijas al lado suyo, eran de su pertenéncia y sabía mandar en ella.
No sabía loq ue más tarde supe por el joven que era su amigo: conoció a un estudiante de Derecho quién se enamoró de ella y le confesó su pasión. Si fue o no aceptado, solo ellos lo saben y Santa Tecla, la patrona de los enfermos de la Monarquía de España. O Dios, si existe.
El tiempo pasó, no me olvidé de esos jóvenes y volví a preguntar a mi estudiante qué había pasado con ellos. Él me dijo: se casaron y se fueon al Reino Unuido. Intrigado, pregunté, si él acabó sus estudios. Dijo que sí, solo que los cambió para otras ciencias más duras. Curioso pregunté si ella aún trabajaba en arquitectura. Él dijo que no, que el matrimónio había sido con la condición de que ella no trabajara y fuera alimentada por él, como lo habían hecho los padres de los ya marido y mujer: las madres tenían su profesión, pero el machismo que imperaba en el país en que nació la nueva mujer, su madre y su española suegra, levaba a los hombres a no pensar. No sabían que las convertían en esclavas y seres sins otro destino que criar hijos y estar siempre en casa. Eran las costumbres…Malas costumbres, agregé yo, porque las uniones así no duran. Para eso estudian y hacen todo el esfuerzo de aprender ciencia que los atrae y les llena la vida porque crean. Tener hijos y criarlos, es una pantomina nada conveniente para la madre. Además, solo las madres enzeñan a sus hijas como criar, pero, agregué, quien les enzeña a ellas? Nadie, hay que adivinar…
El tiempo nunca deja de pasar y más tarde en la vida pregunté, ya viejo, a mi jóven amigo que había sido de esa pareja. Se fueron al Reino Unido, los dos muy entusiasmados de volver a Europa, ya con una hija. Lo pasaron divino, agregó, eltiempo más feliz de su vida.
Mi curiosidad por ese matrimonio no paraba y de tiempo en tiempo iba preguntando. El ahora doctor en ciencias de la educa´ción y Antropología de la Infáncia tuvo otra cría con ella, a la que los dos adoraban. Habían ido a Chile para votar por un Presidente Socialista, que fué muerto en su mandato y tuvieron que volver al Reino Unido como exiliados, pobres y sin dinero. Él tenía su entretención, ella, solo la de criar hijas y permanecer en la casa. Además, agregó el jóven ya maduro, el casamiento se acabó porque ella tenía, por orden médica, que encontrar un qué hacer que le fuera própio.
Ese qué hacer, la llevó lejos de su única entretención: la de ser mamá. Esaunión que fué linda, especialmente por causa de las investigaciones del marido, los llevaron a vivir al campo del Norte de España, en Galícia. Ella lloró todo lo quepudo porque no estaba preparadapara ese tipo de vida, el que, al fnal, le gustó y quería quedarse allí. Pero los deberes del marido, siempre el marido, lo obligaron a regresar a la Universidad Britânica en dla que él enseñaba y ella, en casa.
Mala cosa me parece, comenté, esa unión no va a durar mucho tiempo. Infelizmente acerté. Ella, que podía haber studiado para profundizar sus conocimientos, se quedaba sola en casa con la hijas.
Él tuvo una oferta que lo lenó de gloria, como el nombre de su mujer, las convidó, pero no quisieron ir y se quedó sola a cuidar a las hijas.
El tiempo nunca para. Para ayudarse, trabajó como paisajista y a cuidar viejos. Él, cotribuía con lo que podía. Ella quiso casrase otra vez con un hombre que la sedujo, pero también no prosperó.
Esa pareja la conocí en mi trabajo de campo. Se convirtió en la mejor de las madres, sus hija la adoran y bsus nietos y nietas también.
En breve legará a la edad de los abuelos de la tercera edad y cuida a sus nietos y nietas como nunva vi a una mujer hacer, excepto su madre.
La pedí, ya viejo y solo, a mi madyroa amigo que les deseara la mejor de las felicidades y mi enhorasbuenas por ser tan buena madre y tan excelente abuela. Un día le preguntaré si mis felicitaciones fueron bien recibidas. Espero bien que sí, porque por médio de los recados, esa familia me encantó.
Mi felicidades en ese 9 de Mayo, en que hace años la mujer más linda del mundo, que tuvo, hace ya 13 años, u regalo inesperado: su nieta holandesa, hija de su hija mayor, le regaló una Maira Rose de pocas horas de vida.
Felicidades en ese 9 de Mayo de 2015, que la salud se repongonga y que el padre de esas niñas y abuelo de los nietos, lo celebre con ella, con todo e jolgório de quien, sin conocerse, se saben as aventuras y, por casualidad, son los mejores padres del mundo… a la distáncia.
9 de Mayo de 2015
Raúl Iturra que los saluda
lautaro@netcabo,pt

La otra hija del general

Tanto cuanto sé, tenía ojos verdes, caballo negro y una tez blanca con pintas roas, como si se hubuera colocado un pocco de color en la cara. Pero era natural. Tenía los colores de su madre.
Era la hija más nueva del General de Aviación, Capitán de Bandada primero, promovido a General del Aire, después. Le correspodndía ser el General en Jefe de la Fuerza Aérea de Chile, país en que estudió t creó el grupo de aviación, pero un antiguo amigo suyo, a quien él había ayudado a ser Presidente de la República, lo llamó a retiro. El cso acabó ahí.
La historia del General Raúl González Nolle, está narrada en otro ensayo. Dejemoslo en paz.
Esta segunada hija, casi ocho años más nueva que su única hermana, era muy semejante a su madre, la beldad con la cual el Capitán casó. La vi por primera vez en un 2 de Enero de 1960 y pregubté a un amigo quien era esa niña. Venía de Alemanania y de un viaje por toda Europa, con su madre ya viuda a sua cuarenta años. Ella era decoradora de interiores y sabía adornar lo imposible. Como adornó a un jven aboigado que la pretendía.
Era uns mujer linda, alta hasta un punto, delgada y muy erguida, llena de agilidad. Tenía fama de ser una buena pintora, contaba el joven a quien pregunté en ese trabajo de campo en que la conocí. La dejé en paz: ella quería estudiar pintura en París, pero su madre, muy matriarca, no se lo permitió. Ella quería sus hijas al lado suyo, eran de su pertenéncia y sabía mandar en ella.
No sabía loq ue más tarde supe por el joven que era su amigo: conoció a un estudiante de Derecho quién se enamoró de ella y le confesó su pasión. Si fue o no aceptado, solo ellos lo saben y Santa Tecla, la patrona de los enfermos de la Monarquía de España. O Dios, si existe.
El tiempo pasó, no me olvidé de esos jóvenes y volví a preguntar a mi estudiante qué había pasado con ellos. Él me dijo: se casaron y se fueon al Reino Unuido. Intrigado, pregunté, si él acabó sus estudios. Dijo que sí, solo que los cambió para otras ciencias más duras. Curioso pregunté si ella aún trabajaba en arquitectura. Él dijo que no, que el matrimónio había sido con la condición de que ella no trabajara y fuera alimentada por él, como lo habían hecho los padres de los ya marido y mujer: las madres tenían su profesión, pero el machismo que imperaba en el país en que nació la nueva mujer, su madre y su española suegra, levaba a los hombres a no pensar. No sabían que las convertían en esclavas y seres sins otro destino que criar hijos y estar siempre en casa. Eran las costumbres…Malas costumbres, agregé yo, porque las uniones así no duran. Para eso estudian y hacen todo el esfuerzo de aprender ciencia que los atrae y les llena la vida porque crean. Tener hijos y criarlos, es una pantomina nada conveniente para la madre. Además, solo las madres enzeñan a sus hijas como criar, pero, agregué, quien les enzeña a ellas? Nadie, hay que adivinar…
El tiempo nunca deja de pasar y más tarde en la vida pregunté, ya viejo, a mi jóven amigo que había sido de esa pareja. Se fueron al Reino Unido, los dos muy entusiasmados de volver a Europa, ya con una hija. Lo pasaron divino, agregó, eltiempo más feliz de su vida.
Mi curiosidad por ese matrimonio no paraba y de tiempo en tiempo iba preguntando. El ahora doctor en ciencias de la educa´ción y Antropología de la Infáncia tuvo otra cría con ella, a la que los dos adoraban. Habían ido a Chile para votar por un Presidente Socialista, que fué muerto en su mandato y tuvieron que volver al Reino Unido como exiliados, pobres y sin dinero. Él tenía su entretención, ella, solo la de criar hijas y permanecer en la casa. Además, agregó el jóven ya maduro, el casamiento se acabó porque ella tenía, por orden médica, que encontrar un qué hacer que le fuera própio.
Ese qué hacer, la llevó lejos de su única entretención: la de ser mamá. Esaunión que fué linda, especialmente por causa de las investigaciones del marido, los llevaron a vivir al campo del Norte de España, en Galícia. Ella lloró todo lo quepudo porque no estaba preparadapara ese tipo de vida, el que, al fnal, le gustó y quería quedarse allí. Pero los deberes del marido, siempre el marido, lo obligaron a regresar a la Universidad Britânica en dla que él enseñaba y ella, en casa.
Mala cosa me parece, comenté, esa unión no va a durar mucho tiempo. Infelizmente acerté. Ella, que podía haber studiado para profundizar sus conocimientos, se quedaba sola en casa con la hijas.
Él tuvo una oferta que lo lenó de gloria, como el nombre de su mujer, las convidó, pero no quisieron ir y se quedó sola a cuidar a las hijas.
El tiempo nunca para. Para ayudarse, trabajó como paisajista y a cuidar viejos. Él, cotribuía con lo que podía. Ella quiso casrase otra vez con un hombre que la sedujo, pero también no prosperó.
Esa pareja la conocí en mi trabajo de campo. Se convirtió en la mejor de las madres, sus hija la adoran y bsus nietos y nietas también.
En breve legará a la edad de los abuelos de la tercera edad y cuida a sus nietos y nietas como nunva vi a una mujer hacer, excepto su madre.
La pedí, ya viejo y solo, a mi madyroa amigo que les deseara la mejor de las felicidades y mi enhorasbuenas por ser tan buena madre y tan excelente abuela. Un día le preguntaré si mis felicitaciones fueron bien recibidas. Espero bien que sí, porque por médio de los recados, esa familia me encantó.
Mi felicidades en ese 9 de Mayo, en que hace años la mujer más linda del mundo, que tuvo, hace ya 13 años, u regalo inesperado: su nieta holandesa, hija de su hija mayor, le regaló una Maira Rose de pocas horas de vida.
Felicidades en ese 9 de Mayo de 2015, que la salud se repongonga y que el padre de esas niñas y abuelo de los nietos, lo celebre con ella, con todo e jolgório de quien, sin conocerse, se saben as aventuras y, por casualidad, son los mejores padres del mundo… a la distáncia.
9 de Mayo de 2015
Raúl Iturra que los saluda
lautaro@netcabo,pt

José Mariano Gago

Meu caros amigos José e querida Karin,
escrevo este texto enquanto vas a enterrar. Bem gostava ir com vós, mas bem sabem que não consigo andar, menos ainda guiar un carro. Muito trbalhamos juntos, vivía mais no teu gabinete que na minha faculdade do ISCTE, hoje IUL ou Instituto Universitário de Lisboa. Faz poucos dias antes, estivemos juntos com a Karin na Feira do Libro de Lisboa, para assinar os meus livros portugueses. Esses livros que tanto apreciavas. O primeiro em aparecer, corrí para deixa-lo nas vossas mãos. Foi lido en un segundo e uma crítica o recensação apareceu, que me louvava mais do que o livro era. Ainda lembro o título: A construção social do insucesso escolar, apresentado pela a nossa amiga em comum Maria Luiza Cortesão.
Bem calmo e tranquio estava eu na minha Ubniversidade de Cambridge do Reino Unido, mas queriam-me cá, e apareci. No podia aparecer no dis sinalado, devia acabar as minhas minhas aulas para Jack Goody. A Karin, sem saber muito de Antropología. era socióloga, estudou com afinco junto contigo do que trataba essa ciência, nova em Portugal. Havía, sim, Antropología e Arquelogía, mas apenas um curso. Com a Karin, contigo e outros, criamos a Antropología Social, que encantou a todos.
Tanto gostaste da minha ciência, que acabamos por criar a Licenciatura, a seguir o doutoramento e, mais tarde, os mestrados. Fizeram do meu saber, um facto internacional, trabalhamos com Maurice Godelier, com Pierre Bourdieu e com o Jack.
Não contentes com isso, acrescentamos Antropología da Educação e Etnopsicología da Infância, que foram mestrados e doutoramentos.
Faltava, faltava, e não descansei até não convidarte para o Chile, país com o qual organizamoa un Convénio Luso-Chileno, com a colaboração de João Ferreira de Almeida. Mandamos três lusos para o Chile, arrecadamos de lá tres chilenos para os seus Diplomas, que acabei por complementar em Talca, 300 kms ao Sul de Santiago, um mestrado.
Fomos em comitiva. Eu, por não ser português, saí antes, os lusos, no día seguinte. Estivemos 12 días no melhor hotel de Santiago, com o nosso amigo Armando Trigo de Abreu que comemorou os seus anos no mes en que lá estivemos, Agosto de 1996. Visitamos os Ministros da Educação e da ciência, madasta-me num carro com motorista, que levabam as bandeiras de Portugal e do Chile. O convénio foi assinado na presença de reitores chilenos e da Academia de Ciências do Chile. Bricalhão como eras, sempre feliz de viver, não me davas paz e tinha que contar-te a História do Chile, como se a não soubesses.
Mal soubeste que eu estava doente da doença que te levou, mandaste-me para o melhir neurolista da Europa, Alexandre Catro-Caldas, quem me melhorou. Empurraste-me, com o teu segundo no mando, Armando Trigo de Abreu e com o interesse do então Presidente da República, Jorge Sampaio. Claro, tive que a comprar, ninguêm pode escapar da lei.
No dia da assinatura do Convénio, deixaste-me no hotel por eu não ser nem chileno nem português: um apátrida qualquer.
A Dra. Isabel que te scretariava, consigiu antes de deixares o cargo por mudança de governo, uma ordem e dinheiro para estudar a mente das crianças de várias escolas públicas de Portugal. Conseguimos, já não era Ministro, mas soubeste porque leste o livro que escreví como resultado dessa pesquisa: Como era quando não era o que sou. O crecimento das crianças, Profedições, Porto, 1998, livro que compara Portugal, a Galiza e os Piunche do Chile, já na sua 2ª edição.
Rendo homenagem a tua alegria de viver, a tua vivacidade, o teu prazer de bricar e a tua criação da ciência tênica e social, como um projeto político.
Eras mais novo que eu, fazia câlculos para governar contigo na próxima legislatura do PS em Setembro deste ano.
Partiste.Já não há mais tempo nem ninguém que consiga sustituirte, apenas uma pessoa: José Mariano Gago por José Mariano Gago.
Um abraço
Raul Iturra
18 de Abril de 2015
lautaro@netcabo.pt

La Hermana Mariposa

La Hermana Mariposa en Talca, Abril de 2014

La Hermana Mariposa en Talca, Abril de 2014

El trabajo de campo nos ayuda a entender la mente que queremos conocer, decía yo ayer. La mente de la hermana mariposa no tenía ninguna dificultad, era una bailarina de danza española sin igual. Lo comentaba con sus hermanos y, más tarde en la vida, con sus cuatro hijos en quienes confiaba porque sabían lo que había sufrido en las manos del padre de ellos, su marido. Sufrimiento que en una época de su vida la llevó a consolarse en la bebida acohólica durante un tiempo. Cuando supo que el beber hace mal, de inmediato lo abandonó y se hizo un tratamiento que la salvó. En este trabajo de campo, oí a la gente, sus vecinos, hablar detrás de sus espaldas, para su mal. Todos decían que si se hiciera un tratamiento, se salvaba de los problemas que podrían aconecer en su edad adulta. Sus hijos guardaban la droga para salvarla, fueron hijos cuidadosos y amantes de su madre.
El secreto estaba que debía hacerlo de libre voluntad para que su voluntad se doblegara a lo que iba a sufrir. Los sufrimientos eran vários: falta de estupefaciente, falta de los hijos, falta de estar al lado de ellos para poderles cantar cuando aún era una mariposa dentro de su nido de crisálida.
Con el primer hijo, quién después la cuidara cuando ya tenía muchos años, la crisálida se rompió y salió una hermosa mariposa que volaba entre sus cuatro flores, siendo esas flores tres claveles rojos, como los de Abril en Portugal, y una rosa amarilla por fuera y roja por dentro o la rosa de la paz, creada al fin de la segunda guerra mundial, año en que ella nació.
El trabajo de campo nos permite saber los secretos más íntimos de una mujer, esos que ellas guardan y solo comparten con sus personas íntimas y queridas, en los seretos de mujer a mujer. Decían los vecinos que el corazón de una mujer era el secreto insondable, que solo ella conocía y la persona de su intimidad. Persona de intimidad, es la que nos oye y guarda sus secretor como una hóstia en un relicário.
El caso me interesó: era alta, bien conformada, sus manos se movían como si estuviera siempre a tocar sus castañuelas, que afinaba cuando hablaba con la perona de su confianza. Antes de salir de la crisálida, ya sabía danzar y hacía sonar sus tacos de manola, suaves primero, imperceptibles, hasta el taconeo final que parecía un terremoto, hacía temblar la casa. No se exhibía, era natural en ella ese danzar, lo había aprendido como buena española que era, entre las personas del valle de García Lorca, ese paseo que él hacía con su amigo el compositor Manuel de Falla: camino arriba, camino abajo, hasta caer la tarde a las cinco horas, tiempo de componer música y de escribir poemas, según la afición del primero, el poeta, y la pasión del segundo, su música. Música tocada en pieano con el ruido de castañuelas.
Los años pasaron, era una belleza que danzaba en el teatro de su centro, al que asistía toda su familia y los vecnos que hablaban mal de ella a sus espaldas. Ella nunca oyó ni supo nada: tenía un grupo de danzarinas de su edad que vestidas de amarillo, rojo, violeta, llevaban al público a plaudir cada giro de sus etrecuzadas formas de llevar las colas largas de sus trajes de baile, sin nunca pisar la cola ni del própio ni del grupo. En el médio, un danzador con vestido estrecho, colete sobre la camisa con pechera almidonada, que movía manos tensas entre las niñas. El teatro se venía abajo con los aplausos, o guerdaba silenco en el arte del zapateo del varón. Había nacido para acompañar bailarinas de joven edad. Se movia con gracia entre ellas, las princesas del cante jondo. Desparecía, desparecían todas cuando la hermana mariposa, en silencio, acompañada por una viola, adelataba sus piernas largas fuera de su vestido rojo de bailadora, con zapatos del mismo color y médias oscuras para tapar las piernas que hundía el piso del palco, con una reflector cayendo sobre su cuarpo en que sus brazos se revolvían al son de Granados y de Albenis y de las jotas de las verbenas.
Tanto pubta y taco, acabaron por dañarle sus espaldas y el baile tuvo que acabar, pero, con la suavidad del vuelo de flor en flor, siguió siendo la dama que atiborraba los teatros.
Nunca más se habló mal de ella. Su cuerpo elástico, sus manos a revolotear al sonido de la musica, la jota pasó a ser su baile preferido. Aún a bailar, casó muy nueva, tuvo cuatro hijos y danzaba para ellos. Al comienzo, ellos sentían verguenza, pero cuando vecinos y parientes la veian inclinarse para atrás,hasta topar el suelo con la única música de su cuerpo, el getío callaba hasta rebentar en una salva de palmas que ella gradecia de forma séria inclinando la cabeza y doblando una pierna trás la otra, como eses lindos pensamientos que vuelan, o amores erfectos, polinizando las flores de su jardín: la casa y el tetaro.
De vez hizo las maletas, juntó su dinero y se fue a su mejoria del canto que no canta, pero hace sufrir. El baile acabó, trabajó como una ~dama que lucghaba por los derechos de los otros, formando un sindicato para reclamar los bajos salários y la falta de realias. Se cansó y se dedicó a la pintura y a los estudios de sus hijos, junto al hombre que durante veinte años la acompañó. Hombre que un día nunca mas volvió: los años no pasan en vano y un ataque al corazzón se lo llevó.
La dama pasó al cuidado de sus hijos y pintó en cuadros que aun son vistos en las galerias, todos los sufriientos y alegrias de la vida que había vivido.
Tenia la costumbre de andar de muletas, más mas rápido que el viento del Sahara, se las arrebaté en mis visitas a este trabajo de vampo, y aprendió, a sus cincuenta años, a nadar del barzo de un hombra extraño, lo acompañaba al cine y le hacía la comida. Este texto tiene una imagen, que la muestra maese antes de dejar de volar en cuerpo y pasar a volar en alma, al son de las afinadas casteñuelas que ella tant adoró.
La vega de de Falla y Lorca, quedó vacía: un temporal la abatió, temporal que con los años, la hizo volar al sitio en que todos danzan y vuelan sin caerse. En poco meses se fue, llevando consigo su arte, el amor de sus hijos, nietosy biznietos.
Tanía un carácter deñudo para ser mariposa, aprendido en los malos tratos familiares del padre de sus hijos, que fue llevado a la cárcel y perdió para siempre l acustodia de sushijos, que ya no lo conocen.
La hermana mariposa causó un gran dolor entre amigos y parientes en su ráida e inesperada partdida. Los hijos y un primo, también sus hermanos, la querían. Pero aqui, en este mundo. En donde quedó el recuerdo de su arte y de la lucha contra la dictadura, para libertar a sus hijos facilmente acusados de crímenes nunca cometidos. La buela de sus hijos y la Reina Sofía de España, los salvaron. La beula, como su madre, abuela y de ahí para atrás hasta los Reyes Católicos, habían sido de solteras, damas de compañia en le corte española. La mariposa nunca lo fue: la reina era ella y todos le rendían pleitesia. Era una mariposa pirncesa de mal humor, o que se reía hasta mojarse los calzones. La pricesa mariposa fue llorada por os vecnos y parientes, o así lo vi en el día de su sepélio. Hasta el día de hoy.
Vuela, vuela mariposa,acompáñanos en el valle de lágrimas. La Canélia que te ogrecí para tu úlimo cumpleaños, color lilas, ha abierto rodeada de todas la otros treita de color blanco. de color blanco. Una buena señal de la primavera en que nos acompañas. Nunca, nadie, volvió a hablar mal de ti.
Es ésto lo que se aprende en le trBjo de campo, que nos hace falta y Tanto! Y sin tí! Pero con tu punta y taco, nos acompañas, mientras en mi gran jardín, los ruiseñores cantan himnos para ti….
El investigador sanahória, que piensa siempre en ti. El trabajo de campo tiene razones, que solo la amoción entiende, ientras tus hijos me acompañan

17 de Abril de 2015, cuatro meses desde que llevaste tu arte al lado de tus padres.
lautaro@netcabo.pt

La hermana rábano

31-1-15-Blanqui en Dichato

El trabajo de campo en las ciencias que estudian la mente, tiene sus bemoles y sus adágios. Vivimos con las personas cuyos pensamientos queremos saber. Tanto trabajamos juntos, tanto tiempo dura esa convivencia, que acabamos por entender lo que piensan y lo que sienten. Pasamos a ser peronas que ven, oyen y callan. Recibimos penas y alegrias de várias emociones. Si las apuntamos y las comentamos con alguien, perdemos de inmediato la confianza de la persona que nos dice, que murmura sus fantasmas, como dice Boris Cyrulnik en su libro de 2003, editado por Odile Jacob, Paris: Les murmures de fantômes.
Lo que son esos fantasmas, son motivo de análisis de quien estudia personas: el maltrato infantil, el castigo, la punición doméstica, ese no explicar lo que pasa en el mundo para quién no tiene pasado ni imagina lo que es el futuro, especialmente en tiempos en que la economía es el peor de los flajelos que afcetna a toda la población. Los cofres de los estados en todo el mundo pueden estar llenos, pero los bolsillos de la población, vacíos, sin un futuro en el que pueda confiar. Es así como rapidamente abandonan país y familia, y huyen a otros estados en que paguen más. uanto antes, mejor, para aprender las formas y costumbres del país y su cultura, que pasa a ser própia, parte de ellos. Es el genocidio del siglo XXI.
No es un mes ni un día, esto que denomino trabajo de campo: son años enteros en que se convive con quién nos oye, no transferimos lo que nos cuentan y después, solo en nuestros estudios, escribimos los libros de lo que nos hemos informado. Cambiando nombres, lugares y continentes, cuando es posible.
Es lo que yo he hecho a lo largo de los años y continuaré hasta el día de mi muerte. Es lo que la Señora rábano de mi historia, ha sabido hacer, como analista que es, con todos sus enfermos de la cabeza o de los nervios; o su organización de grupos de mujeres para confrontar el machismo de los que, sin motivos, las castigan y hasta las matan.
La señora rábano, incluso, ha escrito un libro conmigo, del cual me enorgullezco: Yo, María del Totoral, publicado en países de habla hispánica en el año de 2006.
De ella y con ella, he aprendido lo que es vivir entre pulgas y chinches, sin agua corriente para lavarse ni ropa ni cuerpo.
Son memórias de un pasado, eternamente presnete, especialmente por haber aprendido a ver, oír y callar.
El trabajo de campo es un arte que pocas personas tienen la dote de aprenderlo, además, porque otras lenguas diferentes a las nuestras aparecen en el camino y deben ser aprendidas, como el siginificado de las palabras. Nuestroa estudios doctorales nos dicen una cosa, lo que se oye sobre la misma palabra, acaba por ser otra. Casi diría que son tres lenguas que se aprenden: la foránea, la del significado de las palabras y el silencio que sobre todas ellas se guardan.
La analista rábano, ha dirigido hospitales, pero a nadie le cuentan para que nadie pida favores o tratos especiales.
Mi orgullo es haber trabajado juntos y entender el trabajo de campo como un tema especial que debe ser cuidado.
Es a ella a quién dedico este ensayo porque de ella aprendí de que somos todos iguales, excepto los que guardan en sus cofres el dinero del pueblo.
Con placer los escribo y, estoy seguro, que es con placer que es recibido.
Dela hermano zanahória, porque en la huerta hay un fruto largo , alto y estrecho como el autor de este texto.
Parede, Portugal, 16 de Abril de 2015
lautaro@netcabo.pt

LOS CINCO HERMANOS

970693_10201684118413794_1397414613_n

Hasta donde me acuerdo, éramos cinco, todos nacidos del mismo padre y de la misma madre, de los mismos abuelos y abuelas, por ambas las partes.Los padres de éstos cinco hermanos, tenían un problema en común: habian perdido a sus madres cuando eran pequeños, é de dos años, ella de cinco. También había una diferencia: él era hijo unico cuando su madre murió a sus 22 años; ella tenía otras tres hermanas y un hermano, cuando su madre murió a sus 39 años. Lo que participan en comun era la orfandad de madre. El padre viudo de ese papá, se casó de inmediato con una prima directa de su mujar, porque él no sabía tratar de niños, y ella lo crió como si fuera su própio hijo y él la llamaba mamá. La mamá de los cinco, que casó con ese hijo único, se enfermaba de la soledad de no tener madre y tener hermanos todos repartidos entre los hermanos de la madre difunta, el castigo mayor que se puede infliji en u pequeñoas que no entienden la vida ni menos entienden porque un día la mamá está, y de una día para otro, desaparece para la eternidad. Ésta desgracia marcó a los padres en pequeños, se amaron locamente y tuvieron tantos jihjos como podían, todos cuidados por ellos. La vida los había marcado y les enzeñó una lección que nunca olvidarian: cuidas de sus cinco hijos como se cuida el oro y el marfil, las camélias y los pensamienos o amores perfactos, en lengua lusa.
Cada uno de los cinco hermanos er um amor perpecto y como tal eran tratados. En años pasados, habían sido niños de diferentes edades, siendo uno de ellos mucho mayor que los otros cuatro. Eran cinco hermanos que se criaron juntos bajo las alas protectoras de sus padres, esos que en su infáncia habían sido huérfanos. Los cuidaban como camelias, le dieron la mejor educación e hicieron de ellos seres humanos utiles para la vida social, apoyando, cuidando, en señado, corrigendo cuando era necesário, sin nunca tocar a ningunos ni con el pétalo de una rosa: noa había daños familiar, los papás ya lo habían sufrido, lo que los marcó para la vida de cuidados de su prole hasta el fin de sus vidas. Estos iños crecieron con en paz en el alma y así criarosn a sus própios hijos, que, por no haber sufrido lo qye sus abuelos habían sufrido, se desentedeneiron de sus padres en su edad adulta.
!Paciencia! La vida tiene razones que la razón desconoce.
Esos cinco hermanos formaron familias cariñosas, unida, querida. Lo que pasó con sus descendienes y su idea de familia, es otra historia que los insondables destinos del corazón desconoce en la razón.
Raul Iturra
15 de Abril de 2015
lautaro@netcabo.pt